Escudo de Armas del Regimiento

 

 

Ante todo ..."Orientales"

El campo del escudo cortado en dos mitades pintadas de blanco y de rojo representa la guerra interna de 1904, por ser la circunstancia histórica que determina la genesis del Regimiento. Pero no trae estos blasones ni en representación de las viejas facciones en pugna por el poder, ni en conmemoración de aquella prolongada discordia entre hermanos, los trae porque cien años despues el Regimiento puede mostrar el rojo y el blanco juntos en su escudo como signo de reconciliación nacional, de institucionalidad, y de la paz que comenzó a forjarse en Acegua.

El emblematico puente Maua representa obviamente a Río Branco y al arraigado sentimiento de pertenencia e identidad que tiene y siempre ha tenido el Regimiento con los pagos de su acuartelamiento, así como a la frontera que celosamente guarda.

La herradura nos remite inmediatamente al caballo; encarnación viviente del espíritu de cuerpo del Arma de Caballería. Simbólicamente puede tomarse la forma de la herradura como recipiente, y verla como crisol donde se produce la trasmutación de la materia prima, del plomo en el oro espiritual; oro que ya se insinua tanto en el color de la herradura, como en el del puente. Ademas ambas figuras icónicas presentan siete aberturas en directa alusión al número del Regimiento, pero el puente las tiene en realidad, y la herradura se presenta tradicionalmente en heraldica con siete claveras, por el gran valor simbólico del septenario y sus innumerables implicaciones.

Las lanzas, son símbolo de virilidad y elevación por vía de la rectitud y el sacrificio en el combate. Las banderolas de color rojo sanguíneo del Arma, tienen el sentido simbólico del sacrificio, en memoria de aquellos integrantes que desde las guerras por la independencia hasta el presente, han derramado su sangre por la Patria. Puestas en cruz de San Andrés, refuerzan el sentido sacrificial por el martirio de la crucifixión, como también el de ascensión y conjunción de contrarios que toda cruz en sí simboliza.

El deseo de superación se confirma con el Aguila Blanca ascendiendo hacia el cielo, desde un rodete como los que usaban los caballeros en sus yelmos de combate, con los colores verde, blanco y rojo, que representan el espíritu de cuerpo del Regimiento. El Aguila Blanca es el símbolo de es e principio espiritual que se identifica con las alturas, con el alma en libertad y con el triunfo del poder guerrero y soberano sobre lo inferior y las tendencias materialistas e involutivas, de la desunión nacional.

Heredero de la heroica tradición de la Caballería Oriental, el 7 de Caballería ha prestado destacados servicios militares desde 1904 con abnegación y sacrificio en la guerra y en la paz, para la defensa y la unidad nacional, haciéndose acreedor en su centenario, a la Medalla al Mérito Militar; siempre fiel a su lema: “Disciplina y valor para servir a la Patria.“


* Extracto de la “interpretación del escudo”, realizada por su creador, el Sr. Cnel. (R) José Carlos Araujo.