DESCRIPCIÓN HERALDICA - - Regimiento RC5

Vaya al Contenido

Menu Principal:

REGIMIENTO “MISIONES” DE CABALLERÍA BLINDADO N° 5
Descripción de la Heráldica del Regimiento
Cuartelado en cruz, trae en escusón sobre el todo la Bandera de Artigas.
El primer cuartel de gules con el emblema del Arma de Caballería en sable, el segundo de oro con un pegaso de plata, el tercero de plata con una espuela de sable, cuya rodaja es la rueda motriz del primer blindado del Ejército y del Regimiento, y el cuarto de azur con el cerro Batoví de sable.
Timbrado con un yelmo de plata, que trae en rodelete una vincha y tres plumas en plata y sable, como cimera, y en filacteria de oro su voz de guerra: “SOY DEL QUINTO”.
La Heráldica es en sí misma un símbolo, que nos habla de tradición, patria, historia, cristiandad, familia, jerarquía, honor y valor.
Particiones del Escudo:
El campo está dividido en 5 cuarteles, como el número del Regimiento, con esta partición, las armas principales, o símbolo más alto, van en el escusón, que es el escudo que carga en el centro, en este caso representado por el emblema del Ejército, representado por la Bandera izada por el primer Jefe de los Orientales.
Las Lanzas de Tacuara visualizadas en su cuartel superior izquierdo, anuncian su pertenencia al Arma de Caballería y concomitantemente enlazan con Tacuarembó desde la pronunciación de “Tacuara” en lenguaje Guaraní, las cuales puestas en “sotuer”, cruz de San Andrés o de Borgoña que significan el estandarte o guión del caballero.
El Pegaso, ubicado en el cuartel superior derecho presenta al caballo como mayor símbolo de Caballería, con su color blanco del bien y la vida, igual que el montado por San Jorge para vencer al mal.
En el cuartel inferior izquierdo la Espuela de caballero, cuya rodaja es la rueda motriz del viejo M3A1, primer tanque Oriental, del Arma y del Quinto. Es símbolo de la fuerza activa, aviso, estímulo, impulsión y avance, ensamblando y fusionando la caballería montada con la blindada.
El Batoví en el cuartel inferior derecho;símbolo y tarjeta de presentación de Tacuarembó en el mundo. Misterio pétreo, erguido y eterno. Representación del vínculo indisoluble entre Tacuarembó y el Quinto, mancomunando territorio y su gente.
Ornamentos exteriores
El Yelmo de los antiguos hidalgos, que han desempeñado cargos Militares o tienen alguna jurisdicción. Lo portan de plata bruñida, terciado y con cinco grilletas o rejillas.
Su principal función es significar la coraza de nuestros blindados, aunque también en sí mismos, yelmo y coraza, brindan elementos significativos de la eterna Caballería.
El Burelete y la Cimera, ornamentos procedentes de las batallas y torneos, usados por Caballeros para ser identificados. El principal motivo para llevar esta Cimera, es que en estas tierras del Tacuarembó, vivieron y murieron los últimos Charruas, entre ellos el último Cacique; Sepé.
Finalmente, pero en lo más alto y en filacteria dorada; La Voz de Guerra. Especial divisa o lema, que puede ser de invocación, de resolución, de deseo, de exhortación o de concentración, que se atesora con toda su potencia alusiva para el momento culminante de la batalla: la carga.
Sin embargo este grito incompleto, cuyo complemento sazona el corazón, sentimiento de íntima alegría y emoción, despertará al montar ese pegaso los valientes Quintianosque traspasaran el viento hacia adelante desgarrando la garganta con su grito feroz…
¡ SOY DEL QUINTO Y ME AGUANTO¡
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal